Dieta baja en grasas y cáncer de mama

Inicio » Blog » Dieta baja en grasas y cáncer de mama

Dieta baja en grasas y cáncer de mama

Una dieta baja en grasas reduce el riesgo de muerte tras cáncer de mama, progresión de diabetes y aparición de enfermedad coronaria (J Nutrition).

Una dieta baja en grasas reduce el riesgo de muerte tras un cáncer de mama, la progresión de la diabetes y la aparición de enfermedad coronaria, según ha demostrado un equipo dirigido por investigadores del Fred Hutchinson Cancer Research Center (Estados Unidos) en un estudio publicado en el Journal of Nutrition.

El estudio incluyó a casi 49.000 mujeres posmenopáusicas y, después de un seguimiento de casi 20 años, los investigadores encontraron que la dieta sana redujo de entre 15 y 35% las muertes por cualquier causa tras el cáncer de mama; entre un 13 y un 25% en pacientes con diabetes i; y entre un 15 y 30% en mujeres diagnosticadas de enfermedad coronaria.

A diferencia de otros estudios que examinan la relación entre la dieta, el cáncer y otras enfermedades, los investigadores diseñaron el nuevo trabajo como un ensayo clínico controlado aleatorizado a largo plazo para limitar el sesgo y establecer conclusiones causales.

Dieta baja en grasas reduce el cancer de mama

«Si bien hay muchas dietas que proporcionan beneficios a corto plazo, como la pérdida de peso, este estudio valida científicamente los efectos a largo plazo en la salud de una dieta baja en grasas», señalan los autores.

Las personas que aumentan sus raciones diarias de carne roja, especialmente la procesada, durante un período de ocho años tienen más probabilidades de morir durante los ocho años siguientes en comparación con aquellas que no aumentaron su consumo de carne roja

Los investigadores sugieren que la asociación entre el consumo de carne roja y el mayor riesgo de muerte puede deberse a una combinación de componentes que promueven alteraciones cardiometabólicas, como grasas saturadas, colesterol, hierro, conservantes y compuestos carcinógenos producidos por la cocción a alta temperatura. El consumo de carne roja también se ha relacionado recientemente con el metabolito N-óxido de trimetilamina derivado de la microbiota (TMAO) que podría promover la aterosclerosis.

Este estudio a largo plazo proporciona evidencia adicional de que reducir la ingesta de carne roja para comer otros alimentos con proteínas o más cereales integrales y verduras puede reducir el riesgo de muerte prematura. Para mejorar la salud humana y la sostenibilidad ambiental es importante adoptar la dieta mediterránea u otra que enfatice los alimentos vegetales saludables. 

By | 2019-09-25T09:21:28+00:00 agosto 12th, 2019|Ginecología|Comentarios desactivados en Dieta baja en grasas y cáncer de mama